Las personas ya no compran, tienen sentido de pertenencia.

engageLos seres humanos somos criaturas de hábito. Muchas veces nuestros comportamientos son predecibles. Los viejos hábitos son difíciles de romper, buenos o malos. ¿Por qué deberíamos esperar que en las redes sociales sea diferente?

¿Por qué debemos esperar que ahora que los publicistas pueden contactar a las personas de cualquier parte del mundo con un simple tweet de 140 caracteres, van hacerlo de manera diferente a como lo hacían enviando spam a nuestro correo electrónico, llenando de publicidad directa (volantes, catálogos, panfletos, etc.)nuestro hogar o con los anuncios masivos en los medios tradicionales?

El marketing y los medios tradicionales solían estar enfocados primordialmente en el mensaje publicitario masivo. Se trataba de mensajes de uno a muchos, centrado en lo que las marcas deseaban que el auditorio recibiera. A la mayoría de los publicistas no les importaba realmente si entendíamos el mensaje o más aún si nos gustaba. Lo único importante para ello eran los porcentajes de audiencia, cuanto publico potencial podía escuchar su mensaje o leer sus anuncios.

Muchas veces tuve la experiencia de desarrollar campañas donde cada indicador del retorno de la inversión era medido, cada correo publicitario, cada folleto enviado a un domicilio y cada spot promocional en cualquier medio. La única premisa era estar presenten en cada canal donde el gran auditorio pudiera vernos, estar presentes para posicionarnos en su mente, porque al final de cuentas, si tenían una necesidad tendríamos una gran posibilidad de que terminaran escogiendo nuestra marca.

Al igual que la gente … los tiempos han cambiado

La gente ya no compra cosas, se identifican con quienes las venden o las tienen

La gente ya no se sorprende por el último anuncio, cartel o spot de radio. La gente ya no está la pendiente de sus buzones de correo emocionados por la próxima carta de spam o por el cupón. No están buscando en su iPhone el siguiente mensaje de spam en su correo electrónico con un título engañoso, sólo para encontrar en los primeros tres párrafos el contenido de autopromoción, información de la empresa o sobre los grandes ingresos que pueden percibir con un sistema.

Por supuesto que tampoco se despiertan por la mañana pensando “a qué páginas de Facebook les daré Me gusta hoy” o “qué páginas de Facebook visitaré para  ver lo que me quieren vender”.

No, la gente está despertando de ese agobio. Quieren conectarse con gente que verdaderamente les ayude a lograr cosas en su día a día. Personas que puedan compartir sus altibajos. Gente interesada en apoyarlos, que los inspire, eduque y ayude a crecer. Quieren conectarse con gente real y hacer amigos de verdad. Ellos quieren interactuar con las marcas que los tratan como seres humanos, no como robots que de manera autómata dan Me gusta en Facebook.

Ellos no están pensando en lo que van a comprar. En vez de eso, están buscando cosas con las cuales se identifiquen. Es la naturaleza humana: querer pertenecer a algo, ser aceptado, ser parte de un grupo que les haga sentirse mejor.

Van a comprar los productos de las comunidades que los hagan sentir bien. La gente le compra a la gente. Ellos te comprarán a ti cuando los hagas sentir como una persona, no como un número.

Es por eso que la gente corre a plataformas como Facebook, Twitter, Google + y LinkedIn. No se trata sólo de compartir fotos, actualizaciones de estado o espiar a los vecinos. Se trata de ser aceptado. Se trata de encajar tanto en línea como en la vida real.

Piensa en cuando compraste tu primer iPod o iPhone. ¿Sabías lo que estabas comprando, por lo que deseabas el producto? Por supuesto que sí. Pero también lo compraste porque te convertiste instantáneamente en un miembro de la comunidad de la manzanita. Pasaste a formar parte de algo. Los auriculares blancos y el iPhone te conectan con gente que no conoces. Incluso si no quieres admitir que es verdad, en el fondo sabes que es hay algo de cierto.

La gente quiere valor

Los líderes empresariales deben aprender que Facebook es mucho más que un Me gusta. No se trata de controlar y venderle a una comunidad de robots que les gusta tu página de Facebook. Cambia tu mentalidad a “¿Cómo puedo crear una comunidad que aporte valor?”

La atención debe centrarse en la construcción de comunidades a las que la gente quiere unirse. Comunidades que son naturales y dinámicas. Comunidades que inspiran, educan, hacen reír a la gente, los apoyan, los levantan cuando se caen y se perdonan cuando cometen un error.

Construir una comunidad unida

Los negocios que van a ganar el juego de las redes sociales son los que generen comunidad. Lo siento amigo, tu único objetivo de una página de Facebook, un perfil de Twitter, o un sitio web no es aumentar tu ranking o puntuación de influencia. Las redes sociales no solo son para generar más ruido en un medio ya de por si ruidoso. Piensa en ellas como un gran tejido social que se puede aprovechar para crear una comunidad lo más unida posible.

Conéctate con las personas de la manera más real posible. Crea una diferencia para que no se queden pensando que les haz tratado de vender algo. En su lugar, deben estar pensando en cómo los hiciste reír, como los ayudaste a crecer enseñándoles algo nuevo, o como los ayudaste a ganar, convirtiéndolos en los héroes de su lugar de trabajo, ya que se sintieron con el conocimiento necesario para proponer ese cambio que tanto se necesitaba.

Invertir en las personas primero, luego en tu negocio

Lo he dicho un millón de veces y lo diré de nuevo, las redes sociales se tratan sobre la gente. Hoy en día debes ser capaz de entrar en la mente de las personas que conforman tu comunidad y entender qué los motiva, qué los hará sentirse unidos, cómo puedes ayudar, inspirar, hacer reír.

Claro que puedes ignorar esto y seguir adelante. Te reto a que vuelvas dentro de 12 meses  sin cambiar nada y avanzando por el mismo camino y compartas conmigo tus resultados.

No se trata de ti. Se trata de lo que puedes hacer por la gente. Es lo que puedes hacer para construir una comunidad de personas que se apoyan mutuamente.

Se parte de la comunidad, no sólo generador de ruido

Tu papel como líder de tu negocio, como marca, como empresa o líder de la comunidad debe ser fungir como punto de unión. Facebook no es el elemento de unión, Facebook es la plataforma, tú, mi estimado lector, eres el centro de unión. Tu corazón, tu voz y tu tiempo. Eso es el elemento de unión.

Las marcas que aprendan más rápido este concepto y lo integren en su manejo de redes sociales estarán muy por delante de su competencia. Facebook no va a resolver los problemas de tu negocio. Tu eres quien resuelve los problemas en tu negocio tal y como lo has estado haciendo desde el día que abriste las puertas, o desde el día en que aceptaste el puesto en la empresa.

Facebook, Twitter, LinkedIn y las otras millones de plataformas son solo el recipiente, la herramienta y la tecnología con la que puedes construir un punto de unión con el que tú y tu marca se conecten con la gente. Será la conversación, el conocimiento, el tiempo invertido en las personas lo que hará una comunidad unida. No estar pidiendo o mendigando Me gustas o que se participe en una conversación inexistente en Twitter o Fecebook, cuando no se ha promovido la conversación desde el principio.

15 consejos para construir una comunidad en redes sociales

1. Centrarse en las personas. Conoce quiénes son, qué quieren y cómo puedes ayudarle.

2. Invertir en las personas primero, después en el negocio.

3. Dejar de medir tu éxito sólo con Me gusta de Facebook.

4. Tu influencia y la capacidad de construir una comunidad es más importante que tu puntuación Klout.

5. Centrarse en aportar valor a la comunidad. Identifica lo que puedes ofrecer. Descubre lo que los integrantes tienen que ofrecer.

6. Motivar a los líderes. Los líderes deben llegar a la cima de forma natural. Motivarlos, no reprimirlos. Ellos serán tus más poderosos evangelistas.

7. No depender de Klout y otros puntajes de influencia para determinar quién debe estar en tu comunidad. Es posible que pierdas tus mayores líderes, clientes, socios o incluso inversores si tomas decisiones sobre con quién debes interactuar en base a una medida que no está relacionada con las conexiones humana.

8. No sigas a tu competencia. No por el hecho de tu competencia lo este haciendo de cierta forma, significa que sea la correcta. Aprende de ellos, pero no los copies. Haz tu propia investigación.

9. No te escondas tras tu logo o avatar. Muestra tu cara sonriente. Déjanos saber que hay una persona real detrás del muro de Facebook.

10. Trátame como un ser humano. Háblame como si tuviera oídos, una boca y un corazón. No me trates como un robot y hazlo siempre de la misma manera. Tengo días buenos y días malos como tú. A veces quiero ser inspirado. Otros días quiero que me desafíes. Varía tu mensaje, no tu tono y seguro podrás llegar a conocerme.

11. Aprende más sobre mí, mientras me enseñas más sobre ti. Por favor no me envíes un mensaje después de haberme suscrito a tu boletín electrónico lleno de hasta 3/4 partes de información de todos tus reconocimientos ganados o tu fabuloso crecimiento cuando estoy esperando contenido de valor. Estoy sorprendido por la numerosa cantidad de este tipo de correos que recibo de supuestas personas y agencias exitosas en marketing y redes sociales. Todo un error en mi humilde opinión.

12. Proporciona los medios, pero permite a la comunidad crecer de forma natural. Deja que la gente regule, eduque y se desarrolle. Si tratas de forzar las cosas vas contra la naturaleza humana y la naturaleza humana va a ganar. Guíalos pero no los controles.

13. Se innovador. No sólo dependas de Facebook, LinkedIn y Twitter. Aprovecha las herramientas para construir una comunidad tanto online como offline. Organiza un tweet chat o una reunión offline. Las miles de conversaciones que se dan con trasmisiones en streaming o con las videollamadas con Skype son muestra de que la gente quiere conversas en tiempo real con las personas detrás de las marcas.

14. Deja de pedirme  Me gusta. En vez de mendigar visitas a tu página de Facebook o que le den Me gusta, proporciona una razón para hacerlo. Utiliza el tiempo que normalmente le dedicas a hacer spam a desarrollar contenido de valor.

15. Compárteme tu persona y tu marca. Comparte tu interior. No tengas miedo de mostrar tu verdadero yo. Pero hazlo de una manera que me permita conectar contigo como persona, no como una caja registradora humana.

Tu turno.

¿Estás construyendo una comunidad alrededor de tu marca o solo público que le da Me gusta a tus contenidos? ¿Haz visto alguna comunidad alrededor de una marca que destaque en las redes sociales, cuál? 

Add Comment